sábado, 30 de noviembre de 2013

El Real Madrid ganó 4-0 al Valladolid

El Real Madrid ganó 4-0 al Valladolid

Aunque con menos control del juego, el Real Madrid vivió un poco más al contragolpe, un sistema que también funciona para los hombres de Ancelotti.

Futbol - 30/11/2013 El Real Madrid ganó 4-0 al Valladolid y encontró un estilo que rozó la perfección en la primera parte del encuentro, donde el conjunto blanco abrazó definitivamente un sistema de toque, calidad, verticalidad y velocidad con una actuación perfecta de Gareth Bale, autor de tres goles y una asistencia.

El equipo de Carlo Ancelotti parece que ya ha dado con la llave que abrió la puerta al buen juego. Por lo menos en los 45 minutos iniciales, donde dio una exhibición marcada por dos claves que explican la transformación del cuadro del técnico italiano, que comenzó su proyecto con dudas en un sistema que varió en mucho los partidos del inicio de un curso dubitativo.

La primera, el regreso de Xabi Alonso. Su ausencia ha sido demasiado larga y probablemente con el donostiarra al cien por ciento desde el principio la historia habría sido otra. Ante el Valladolid confirmó su recuperación definitiva y dio toda una lección. En anteriores duelos ya se avistaba la importancia de un hombre que debería renovar cuanto antes. Es un pilar.

Xabi Alonso en forma abarca más campo que nadie. Es la maquina que mueve a su equipo. Ocupa todo el campo. Su personalidad y su entrega es indudable. Todo le salió bien frente a cuadro pucelano, testigo mudo de la exhibición del internacional español.

Y si Xabi está acompañado de Luka Modric e Isco, todo funciona mejor. Por primera vez, Ancelotti formó a su tridente más fantasioso y el Real Madrid jugó al fútbol de verdad. La desgraciada lesión de Sami Khedira, una opción respetable para el centro del campo, puede haber sido definitiva para que los blancos encuentren un estilo diferente al que parecía encaminado.

Con ese estilo de control y magia borró al Valladolid del campo desde el principio. A lo largo del primer acto las ocasiones se sucedieron con Ángel Di María eléctrico y bien acompañado por un centro del campo perfecto. Además, Gareth Bale y Karim Benzema, también entonados, sobresalieron como perfectos compañeros en el ataque.

El argentino abrió el carrusel de ocasiones del Real Madrid con un zapatazo desde fuera del área que golpeó con dureza en el larguero del Valladolid. Fue una de las infinitas oportunidades blancas en las que colaboró hasta Sergio Ramos, que con tres cabezazos estuvo a punto de marcar para reivindicarse después de unos días algo extraños tras su error ante el Galatasaray.

Al final acertaron Bale, ya en el minuto 33, y después Benzema, dos después. El galés cabeceó a la red un centro de Di María mal despejado por Mariño, mientras que el francés, también de un testarazo, cerró el marcador de la primera parte.

Sin Cristiano responden otros y Bale ya suma nueve goles en nueve partidos oficiales. Benzema ha logrado un tanto menos en Liga. Todo es felicidad por la casa blanca, que en el segundo acto cambió un poco su estilo por culpa del Valladolid. El cuadro de Juan Ignacio Martínez saltó al campo con ganas de morir en el área de Diego López.

No lo consiguieron, pero por lo menos dispararon a portería. Bergdich fue el único que lo logró. En dos ocasiones inocentes, pero por lo menos hubo acto de presencia visitante en el área madridista.

Con menos control del juego, el Real Madrid vivió un poco más al contragolpe, un sistema que también funciona para los hombres de Ancelotti. Así llegó el segundo de Bale, que coronó su actuación con otros dos tantos de los que no disfrutó otro de los mejores del choque, Isco. El malagueño se quedó sin premio, pero volvió a ser el que deslumbró en los primeros encuentros de la presente campaña.

El técnico italiano va encajando sus piezas y poco a poco comienza a ver el fútbol que desea. Toque, velocidad, presión, fortaleza defensiva y fases de muy buen juego comienzan a verse por el Bernabéu. El Real Madrid comienza a carburar de verdad. El Valladolid, fue testigo de un paso adelante blanco. Y también, víctima.

-- Ficha técnica:
4.- Real Madrid: Diego López; Carvajal, Pepe, Sergio Ramos, Marcelo; Xabi Alonso, Modric, Isco; Bale, Di María (Jesé, min. 74) y Benzema (Morata, min. 74).
0.- Valladolid: Mariño; Alcatraz, Jesús Rueda, Marc Valiente, Peña; Álvaro Rubio, Sastre, Rossi; Larsson (Omar, min. 46), Javi Guerra (Manucho, min. 73) y Bergdich.
Goles: 1-0, min. 33: Bale; 2-0, min. 35: Benzema; 3-0, min. 64: Bale; 4-0, min. 90: Bale.
Árbitro: Pérez Montero (Comité Andaluz). Mostró cartulina amarilla a Sastre (min. 80) por parte del Valladolid.
Incidencias: Partido correspondiente a la decimoquinta jornada de la Liga BBVA disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante cerca de 61.000 espectadores. Se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento del padre del defensa del Real Madrid Fabio Coentrao. El noruego Magnus Carlsen, campeón del mundo de ajedrez, realizó el saque de honor.

sábado, 23 de noviembre de 2013

El Real Madrid por fin gana con solvencia a domicilio

El Real Madrid por fin gana con solvencia a domicilio
Hasta este sábado, el equipo siempre había ganado por la mínima a domicilio
Actualizado: 23/11/2013 | 21:59
Por: Diego Vargas

Esta temporada, todos los equipos estaban haciendo sufrir al Real Madrid en sus salidas fuera del Bernabéu. El equipo blanco no había logrado ganar por más de un gol en sus primeras seis salidas, pero por fin logró hacerlo ante el Almería.

El Real Madrid terminó de una vez por todas con la mediocridad en los partidos fuera de casa. El equipo blanco logró vencer y convencer por primera vez en un choque lejos del Santiago Bernabéu, ganando al Almería por más de un gol de diferencia. En los seis anteriores intentos el conjunto que dirige Carlo Ancelotti no había conseguido ganar ni una vez por más de un gol de diferencia. Granada, Villarreal, Elche, Levante, Barcelona y Rayo habían conseguido sostener a los blancos.
La primera salida del Real Madrid en el campeonato de Liga fue a Granada, donde los madridistas se impusieron por 0-1 gracias a un solitario gol de Benzema. Dos jornadas después, llegaría el primer 'pinchazo' empatando 2-2 en Villarreal y quince días más tarde, el conjunto merengue logró una épica victoria en Elche gracias a un gol de Cristiano en el minuto 93 de juego. Ante el Levante en el Ciudad de Valencia, los merengues remontaron in extremis para vencer por 2-3, mismo resultado que en Vallecas ante el Rayo, donde el equipo fue ganando por 0-3.
Si a esto sumamos la derrota contra el Barcelona en el Camp Nou, nos encontramos con que al Madrid le está costando un mundo ganar a domicilio en Liga. Al menos hasta este sábado. Contra el Almería, llegó la quinta victoria como visitante en el campeonato y la primera por más de un tanto de diferencia. El equipo blanco empieza a carburar poco a poco y Ancelotti espera que tanto en el Bernabéu como fuera de casa el madridismo empiece a ver ese Madrid espectacular que prometió a su llegada.


sábado, 9 de noviembre de 2013

RM 5 - 1 RSO: La fiesta de Modric

RM 5 - 1 RSO: La fiesta de Modric


Con Xabi Alonso sobre el campo todo es más fácil para el Real Madrid. Y sobre todo, para Luka Modric. El croata, que cuajó un partido sensacional, fue el motor sobre el que el Real Madrid aceleró para mostrar una evidente mejoría respecto a lo mostrado en anteriores partidos. Ante un rival timorato, blandísimo en defensa y al que le faltó sacarse fotografías con los jugadores blancos durante un primer tiempo en el que los de Ancelotti fueron un rodillo, el croata se erigió como el mariscal de campo que tanto demandaba este equipo y el que le dio sentido y equilibrio a las transiciones del equipo.
Modric, quien fuera elegido el peor fichaje del pasado curso en toda la Liga española por un diario madrileño, necesita de Xabi Alonso para poder ser el creador que Mourinho vio en él y en el que Carlo Ancelotti sigue confiando. Salida en corto y en largo, capacidad de asociación, desborde y llegada a la meta rival, Luka se destapó, sabiendo que las espaldas las tiene bien protegidas por el tolosarra, como el interruptor del equipo. Y cuando el croata dice "on", el trío BBC se encarga de hacer el resto. Porque entre Cristiano Ronaldo y Benzema (Bale anduvo voluntarioso pero desacertado en la definición) trituraron a la Real en 26 minutos: dos goles  y una asistencia del portugués, que sigue siendo la estrella que más brilla en el firmamento del fútbol mundial; un gol y una asistencia de Benzema, despierto como en su mejor etapa de blanco. El 3-0 en 26 minutos era inapelable, porque la Real no salía de su campo y porque Ronaldo, quién si no, tuvo el cuarto en un remate al larguero, cuando la cosa iba todavía en unas tablas que desde el pitido inicial se veía que iban a durar poco. El luso, pese a todo, se desquitó marcando de falta directa
El póquer lo redondeó Khedira antes del descanso, haciendo justicia a su brutal primer tiempo. Si Modric es el elegido para darle continuidad a las transciones defensa-ataque del Real Madrid, el alemán es el encargado de hacer lo mismo pero en el camino de vuelta, el que más cuesta: es el taxista que recoge a los borrachos a la salida de las discotecas para llevarlos sanos y salvo a su casa, tarea ingrata y al servicio de los demás.
El segundo tiempo, en cambio, propició la habitual desconexión blanca, con muchos pensando ya en las fantásticas fechas FIFA metidas con calzador (gracias, Blatter). El Bernabéu, pese al resultado, se impacientó porque veía a sus jugadores pensando en otra cosa, mientras algunos insensatos se dedicaron a menospreciar el trabajo de Diego López pensando, tal vez, que cuantos más goles encaje mejor para... para... para el Madrid no, desde luego. El gallego le dedicó posteriormente un enorme paradón a sus detractores. No pudo hacer nada, eso sí, ante el fantástico golazo de un Griezmann que dejó destellos de su inmensa clase tras error secuencial de Varane y Pepe. El gol de Cristiano que redondeó su hat-trick cerró el partido porque Morata, ay Morata, falló una ocasión de esas que solía marrar antes Benzema. Pero el partido fue la fiesta de Luka Modric.

domingo, 3 de noviembre de 2013

RAYO VALLECANO 2-3 REAL MADRID | Emoción, tensión y goles

RAYO VALLECANO 2-3 REAL MADRID | Emoción, tensión y goles


rayo-vallecano-real-madrid-2013-2014-620-01
El conjunto madridista, que gozaba de un cómodo 0-3, se condenó a sufrir tras recibir dos goles en apenas 2 minutos, y donde los vallecanos no se rindieron nunca

Muy caro pudo haberle costado al Real Madrid su excesivo conformismo y sus múltiples errores defensivos su visita a Vallecas. Está claro que el equipo de Carlo Ancelotti no está lo suficientemente rodado que se debería esperar a estas alturas de la temporada; hablo principalmente en el plano defensivo, el talón de Aquiles de las últimas temporadas blancas. Arriba, eso sí, dinamita en estado puro.
El Rayo Vallecano, tras las dos goleadas sufridas en partidos anteriores, llegaba a la cita recibiendo quizá al rival menos propicio para curar su heridas; pero, a pesar de la derrota, está claro que la gran actuación en la segunda parte debe servir a los hombres de Paco Jémez a seguir luchando jornada tras jornada. En apenas un minuto, pasó de un 0-3 a un 2-3 y con mayor sensación de peligro. Un larguero, un palo, y dos intervenciones magistrales de Diego López impidieron que la remontada llegara a su destino.
Cuando a los tres minutos, Cristiano Ronaldo recibía un balón en la banda izquierda y lograba marcar el 0-1, muchos ni se imaginaban el partido que estaba por llegar; más bien al contrario, el comentario generalizado era el de posible goleada merengue. El Rayo Vallecano tardó en reponerse del gol inicial, tuvo que ir poco a poco derribando muros y más muros hasta llevar el encuentro a un terreno más igualado. Poco a poco fue ganando presencia ofensiva, y sobre el minuto 25 Falqué remataba a gol un centro lateral de Lass: el asistente marcó fuera de juego. Cuando todo parecía predispuesto a igualarse, Benzema aprovechó otra buena galopada de Bale para poner el 0-2.
El golpe definitivo al encuentro parecía llegar a los 3 minutos de la reanudación, con otra asistencia de Bale esta vez para que Cristiano colocase el 0-3. El partido parecía totalmente muerto hasta que dos penaltis, uno seguido detrás de otro en apenas 2 minutos y anotados por Jonathan Viera, pusieron la emoción con el 2-3. El conjunto de Jémez apostó por seguir abriendo el juego por las bandas y aprovechar a Lass tras la falta de repliegue por parte de Marcelo. Ahí creo el Rayo su mayor peligro con centros constantes desde la izquierda que Larrivey al larguero, y Tito al palo, pudieron haber completado una remontada heroica que hubiese permanecido en el recuerdo de Vallecas.
También fue protestada la “no” expulsión de Carvajal en pleno énfasis revolucionario del Rayo por lograr salvar un punto, pero lo cierto es que el Real Madrid acabó sufriendo más de lo esperado en su visita al feudo franjirrojo, más aun cuando con el 0-3 muchos veían aquello como un paseo triunfal. El conjunto blanco salvó tres puntos importantes, si, pero debe mejorar aún más si no quiere que la liga se le haga muy larga; los vallecanos por su parte, que lograron reaccionar demasiado tarde, tendrán una oportunidad de oro para sumar ante el Celta en un partido de poder a poder. Será interesante.
____________________________________________________________________________________________________
FICHA TÉCNICA:
RAYO VALLECANO: Rubén, Tito, Gálvez, Arbilla (Larrivey 50´), Nacho, Saúl, Trashorras, Adrián (Bueno 41´), Viera, Falqué (Embarba 69´), Lass
REAL MADRID: Diego López, Carvajal (Arbeloa 60´), Pepe, Sergio Ramos, Coentrao (Marcelo 44´), Xabi Alonso (Illara 46´), Modric, Di María, Bale, Cristiano, Benzema
GOLES: 0-1 Cristiano (3´); 0-2 Benzema (30´); 0-3 Cristiano (48´); 1-3 Viera (p) (53´); 2-3 Viera (p) (54´).
ÁRBITRO: Álvarez Izquierdo, comité catalán
INCIDENCIAS: Estadio de Vallecas, unos 12.500 espectadores.